Cuando pensamos en alimentos que quitan el frío se nos suelen ocurrir una taza de chocolate, caldos, guisos o pesados, Y sí, está bien, no podemos pasar el invierno consumiendo este tipo de comidas

Sopas o caldos

El MENESTRON Lo Ponemos a cocinar la carne en agua hirviendo con sal alrededor de una hora y media. Mientras se cocina, picamos las verduras para hacer un aderezo. En una sartén ponemos aceite, ajos y cebolla para el aderezo.

Luego, agregamos el poro, y cuando esté dorado, echamos la albahaca y espinaca. Llevamos la preparación a la licuadora, y le ponemos queso parmesano. En la olla donde cocinamos la carne, la retiramos y ahí mismo haremos la sopa.

Ponemos en el agua los choclos y las demás verduras. Después agrega el preparado del licuado y deja cocinar por unos 10 minutos. Rectifica la sal. Echa la carne y los fideos. ¡Listo!

Frutos secos Los podemos comer en cualquier sitio, son fáciles de llevar y están repletos de vitaminas y grasas saludables.

Existe muchísima variedad de frutos secos: pistachos, almendras, cacahuetes, anacardos, nueces, avellanas. Recuerda comprarlos sin sal añadida.Los frutos secos tienen un alto contenido calórico, lo que nos dará energía para afrontar las bajas temperaturas y generar calor en nuestro cuerpo.

Las infusiones son una de las opciones más saludables que existen para entrar en calor. Hirviendo un poco de agua y añadiendo un sobre de cualquier infusión, nuestro cuerpo se calentará de forma inmediata. Además, las infusiones son también una forma de liberarnos de las toxinas acumuladas en nuestro cuerpo. Te sentirás más ligero, depurarás tu organismo al completo y también estarás más calentito. Lo mejor es que existen cientos de variedades de té e infusiones.

Las legumbres siempre han tenido fama de calóricas y engordantes y no hay mito más falso. Por supuesto, si comer legumbres significa tomar un plato de alubias con morcilla y panceta, entonces si que son un plato calórico.Sin embargo, las legumbres están llenas de hidratos de carbono, proteína, fibra, hierro, vitamina B y glúcidos, lo que hace que aporten mucha energía. ¡A comer un buen plato de lentejas!