Los beneficios del verano son múltiples para todos, sin embargo, si una persona se está enfrentando a una patología como el cáncer, deben tener especial precaución a la hora de exponerse al sol, ya que su piel presenta ciertos condicionantes que les exige extremar las precauciones.

Pero esto no significa que no puedan tomar el sol, disfrutar de la playa, bañarse, pasear por la orilla del mar.

Consejos para pacientes oncológicos: disfrutar del verano de forma segura.

Evitar tomar el sol entre las 12 y 16 horas: este consejo no sólo debe aplicarse a personas que se estén sometiendo a un tratamiento contra el cáncer sino a toda la población, precisamente para evitar la aparición de cáncer.

Mantener un nivel de hidratación de la piel adecuado: los pacientes oncológicos deben tener en cuenta que los tratamientos a los que se están someniendo pueden provocar alteraciones en el tejido epitelial, lo que, unido a los efectos de la radiación solar, aumenta su fragilidad. Es por ello que deben extremar la hidratación de la piel usando cremas indicadas por el oncólogo según el caso.

Uso correcto de protector solar. Los pacientes que se están sometiendo a un tratamiento oncológico deben usar siempre fotoprotectores a partir del factor 50 y que ofrezcan efecto pantalla frente a los rayos ultravioleta A y B. Además, deben utilizarlos adecuadamente, aplicándolos antes de la exposición al sol y renovándolos con frecuencia, ya que con el paso del tiempo pierden eficacia.

Usar protectores físicos como sombreros, gafas de sol y guantes: como complemento a la protección anteriormente mencionada, se recomienda valorar la necesidad de adquirir trajes de baño realizados con materiales que actúen como pantalla frente a la radiación solar.

Si estás interesado en vivir en la playa y disfrutar de la tranquilidad del mar, te invitamos a conocer nuestro proyecto Mar de Luna ubicado en el balneario de Boca del Río.

Fuente: citmarbella.es