Cuando llega el verano siempre estamos más expuestos al sol, lo ideal en esta época es cuidarnos para evitar daños a nuestra piel.

Bloqueador o protector solar

Lo más recomendable es utilizar a diario protección solar en todas las áreas que vayas a exponer al sol. Aplica el producto por lo menos 15 minutos antes de la exposición y repite cada 2 horas. De igual modo no olvides utilizar el labial con FPS 15.

Ropa adecuada

Utiliza ropa ligera que cubra la mayor parte del cuerpo, así evitarás la acción directa del sol.

Horas para tomar el sol

Es importante evitar, en la medida de lo posible, la luz del sol entre las 10 de la mañana hasta las 4 de la tarde, pues en ese horario los rayos son más fuertes. Si no puedes evitar la exposición, no olvides usar el protección solar, un sombrero y gafas de sol.

Hidratación

Tomar agua te va a permitir mantener la hidratación que tu piel necesita para verse tersa, además de evitar la deshidratación que es muy común en verano.

Vigilar tu piel

Si ves algún cambio en tu piel (color, textura, lunares o manchas anormales) no dudes en consultar con tú médico de confianza, un detección temprana te evitará problemas mayores.

Fuente: Vix